06 April 2010

A Glaswegian from Cádiz

Voy a aprovechar el tiempo...

Pues resulta que estoy en Glasgow. Sí, sí, Glasgow capital... ¿Que dónde está eso? Pues mira, si tú vas pa Londres, pasas la gasolinera de la salida, y luego la segunda a la izquierda... O algo así hizo el piloto del avión en el que vine, aunque él se saltó un par de semáforos.

El caso es que llegué el domingo, y cogí un taxi que me llevase a mi "accommodation", aunque no resultase muy "commodation" al final. En este trayecto en taxi aprendí mi primera lección de inglés: "tip" significa "propina". Y seguidamente mi segunda lección de inglés: cuando un taxista te repite algo así como "nosequé del tip agromenauer" varias veces, cada vez con peor cara, significa: "Me voy a cagá en tó lo que se menea, sieso, que ere un sieso y un agarrao".

Una vez en el piso, tardé en encontrar el dormitorio. No así el cuarto de baño y la cocina, ambos pegados el uno junto a la otra de muy conveniente manera, ya que puede resultar tremendamente útil en el probable caso de que alguna delicatessem culinaria no salga tal y como esperábamos en un principio. En cuanto a la calefacción, os hablaré más extensamente de ella cuando entablemos una relación un poco más estrecha, ya que de momento nos limitamos a un contacto más bien frío y ocasional en el que yo le sugiero amablemente que se encienda o apague y ella, también con mucho agrado, me sugiere que hará lo que le salga de la tubería. Con lo que igual no se apaga así esté yo cual ruso en su sauna, que no se enciende en el momento en el que en el salón hace más frío que alicatando el baño de pingu.

Apartado especial para el dormitorio. Y es que resulta que el apartamento en sí es un duplex, pero no un duplex normal y corriente, no. Es un duplex hacia abajo, un duplex al revés, o xelpud. En el cual el dormitorio se encuentra justo bajo el salón, al otro lado de unas escaleras inspiradas en grandes obras cinematográficas como "Tesis", "El silencio de los corderos", "Seven" o "Saw". Dicha habitación, por su parte, cuenta con cerradura y llave propias, muy conveniente para realizar performances de las películas anteriores sin ser molestado por nadie. Y por último, sólo comentar que el inquilino anterior debía ser el misterioso "No-Shoulder-Man", porque las almohadas son más planas que cualquiera de los iPhone de Ale. Tanto es así, que estuve pensando seriamente si usar la manta de almohada, y las almohadas de manta. Aunque obviamente es una idea infructuosa, sobre todo porque las almohadas son demasiado finas para abrigar nada. La solución más factible hasta ahora ha sido poner una almohada sobre la otra, y bajo ellas mi mano, auqnue creo que en los próximos días me dedicaré a la recolección de cartones por las calles, para mejorar el sistema de descanso nocturno.

Esto en cuanto al "xelpud". De la ciudad aún no he visto nada, apenas una estación de metro, un par de supermercados, una cafetería, doscientas veintisiete tiendas de hindúes, que aquí son como los chinos españoles, y trescientas cincuenta y cuatro cuestas, todas ellas hacia arriba. Creo que el urbanista de Glasgow es el mismo que el de la insigne ciudad de Vigo, y pensó que sería más práctico que hacer la ciudad en un llano, ya que al estar en pendiente, de un manguerazo se deja todo Glasgow como una patena.

Y ¿qué hago escribiendo esto en vez de estar trabajando?, os preguntaréis algunos (aunque sé que la mayoría estaréis pensando: ¿por qué se enrolla tanto pa decir dos chorradas?). Pues sencillamente porque desde que he llegado, aparte de darme llaves y tarjetas de identificación, y sangrarme 15 pounds por ellas, y enseñarme dónde está el baño, y presentarme a un jipi que resulta ser el boss del mini-cotarro, y una conversación absurda sobre fútbol con un brasileño; no han habido más interacciones intrapersonales. Ni qué investigas, ni qué podemos hacer together, ni quién es él, ni a qué dedica el tiempo libre... Lo que es nada. Somos tres tíos en un sala, cada cual en su ordenador: uno mirando fotos (mi contacto aquí, una mezcla entre Mr. Bean y Sheldon Cooper), otro mirando papers (el brasileño futbolero), y otro escribiendo gilipolleces (el gaditano aburrido). He mirado tantas veces el móvil para ver la hora, que el pobre me ha dicho que cada cinco minutos me avisa, pero que lo deje tranquilo ya.

En fins, espero que esto mañana mejore, porque lo que es hoy, está la cosa apañá.



Saludos glasgüences.

5 comments:

R. De Mar said...

Genial!

Auri said...

Nadie te dijo lo del 15% de propinas a taxitas.. camareros y demás personal variado?? jajajajaja Pues a pagar se ha dicho!! Me ha encantado tu descripción del "xelpud", deseando estoy de ver fotillos variadas de tan cómodo lugar..
No te aburras mucho y sigue contándonos cosas..
Un besazo enorme!!

Bea said...

Yo quiero foto de Sheldom, y telefono, y dirección y todo :D

little_gades said...

Poresito joe.
Anda que no tiene que comer eso la moral. Así que auguro próximas actualizaciones sobre el tema en cuestión ¿no?

Estaré atenta. Jejeje.

Un besito niño!
Y que sea leve...

Ángel Jesús said...

Poco a poco Javi ;), ya te adaptarás al medio. Una recomendación ve a desayunar al Willow Tea Room de Buchanan Street seguro que te molan las sillas y el sitio.

Post a Comment