25 January 2010

"Ávatar" o "Avatár" o "Loquesear"

Atención: si no has visto Avatar y piensas verla y te fastidia que te cuenten las pelis, no sigas leyendo...



Parece ser que James Cameron se me adelantó. Hace poco hablaba en tono jocoso-festivo sobre cómo deberían ser las segundas partes de las películas de Disney... Y resulta que míster Cameron llevaba 6 años currándose una remasterización de Pocahontas en 3-D.

Sí, niños, porque por mucho bombo que le quieran dar, Avatar se podría haber llamado: "Pocahontas 2: 3-D". Porque tenemos a Pocahontas y a John Smith correteando por el bosque viendo colores en el viento. Tenemos a la susodicha enseñándole a él todo lo enseñable. Tenemos al hombre blanco, que se cree la raza más chula, destrozando la naturaleza por un poco de dinero. Tenemos indígenas que chillan y usan arcos y flechas contra las poderosas armas de fuego de los extraños... Incluso salen el colibrí, el mapache, la vieja hechicera de la tribu, el árbol mágico, el prometido de Pocahontas, el capitán maloso y sin escrúpulos, el militar arrepentido que se vuelve bueno... Lo único que le faltaba era una canción de Phill Collins cada 8 minutos, y quizá una tetera que hablase... Pero claro, en un planeta desconocido es raro que haya una tetera. Y mucho más raro sería que en ese futuro siguiera Phil Collins dando la tabarra.

En fin, que el 3-D genial... Sobre todo el principio y el final, cuando apareció la silueta en negro de una señora, recortada contra la pantalla, tan real que parecía como si la tuviese a medio metro de mi. Y el sonido increíble... Siguiendo la costumbre de todos los cines del mundo, pusieron el subwoofer a tope, y daba una sensación de realismo bestial, ya que hasta la silla temblaba con los bajos. ¡Y qué decir de las conversaciones! Si en plena batalla de "LagartijasConAlas versus HelicopterosRaros", se oía una pareja charlando ¡¡casi como si estuvieran justo a mi derecha!!

Aparte de que esto tiene toda la pinta de convertirse en saga de culto. Tiene los mismos ingredientes que otras grandes sagas de la historia del cine:

- Dicen que estuvieron tropecientos años haciéndola.
- Dicen que se han gastado tropecientos millones.
- Tiene lugar en un planeta muy muy lejano.
- Se han inventado una raza de seres con un nombre ridículo, los Navi o algo así.
- Tienen una frase sin sentido para saludarse: "Te veo". que parece que están jugando al escondite.
- Y se han inventado un lenguaje propio, consistente en grabar en una cinta las conversaciones que tiene en sueños el director de la película. Algo así como: "enjuagueenjemconeltrumpufffyygrrrrcogeelporroteenmiendorrgg", que significa: "Hola".

Que tiemblen los trekies y los fanes de Star Wars... Se tendrán que enfrentar a los temibles Avatares, o Blue-Navies... o vete tú a saber qué apelativo se pondrán, los angelicos.

En fin, que es toda una experiencia esto de Avatar... Espero que siga por estos derroteros el cine actual, y dentro de poco alguien nos sorprenda con "Emoticono", versión en 3-D de "El rey león".


Un saludo.

3 comments:

DarthIA said...

El momento cumbre de mi visionado cinematográfico de esta película fue cuando la señora que estaba detrás nuestra, en cuanto empezó la peli, se puso: "ooyyy ooy oyy que bonito... pero que bonito... uy uyu uy mira mira mira... pero qué bien hecho, es precioso eh, mira mira mira... oyy..." y así sin parar... hasta que 60 segundos después, ya mi mujer no pudo aguantar y le pidió que se callara un poco.

Yo lo denomino "catetismo digital"... Pero la verdad es que algo cruel sí que fue cortarle el orgasmo que estaba teniendo la señora...

Lo mejor fue que en cuanto salieron los créditos, ya la señora no pudo aguantar más y soltó todo lo que estaba aguantando desde el principio: "oy oy oy pero qué bonito y qué bien hecho uy, me ha encantao precioso...."

xD

Lucía N said...

Yo tengo mi cabeza siempre en "ahorro de energías", como si fuese un portátil(eso sí, de pocos gigas) y esto lo hago porque prefiero economizar el espacio. Cuando vi anunciar Avatar o como narices se diga, me dije a mí misma: oh no, lenguajes propios, seres inventados, países que no existen: huye de esa ficción. Luego vino mucha gente a decirme que era una película estupenda y pude respirar tranquila, pues supe en ese momento que no me iba a gustar absolutamente nada. Y eso es ahorro de duros, energía y espacio.

¿Por qué narices voy a ver ese churro de superproducción cuando existen películas de Truffaut, de Woody Allen o de Jim Jarmusch?

Las cosas buenas no tienen tanto bombo mediático ni tantos carteles en las marquesinas. Mejor así.

Un besito.

Antonio said...

Pues yo me gasté una pastace en ver Avatar el día del Regal Barça-MMT RMCF. En 3D, más dinero.
Pero ya he aprendido de mi error. La próxima vez que repita la experiencia de tragarme entera la dichosa película de Cameron... "¡río abajo lo veré!"

Post a Comment