22 December 2009

Epifanía machista

Conversación el 4 de enero del año 0 antes o después de Cristo, como más coraje os de...


- Mari, mira, que resulta que hay una estrella en el cielo que pa mí que si la sigo voy a conocer al salvador del mundo.

- Anda, Gaspar, déjate de pamplinas. Guarda el Astrono-Cefa, apaga ya Cuarto Milenio, y ayúdame a poner la mesa.

- Que no, Mari, de verdad, que hemos quedao el Balti, el Melchor y yo pa ir siguiendo a la estrella.

- Pero shikillo, si tú te pierdes en el Carrefour cuando cambian las cosas de sitio, ¿cómo vas a irte por ahí a seguir a una estrella? Además, se están enfriando las croquetas, y ayer estuve dos horas liándolas y empanándolas.

- Joé, Mari, nunca te tomas en serio mis cosas... Cualquier día cojo el camello y me voy.

Y la Mari se quedó pensando: "Bueno, por lo menos no me ha dicho que va a por tabaco". Y en esas estaba, cuando siguió su marido con los planes para año nuevo con sus amigotes.

- Pues sí, y dice Balti que aparte de los camellos, necesitaremos pajes... y un par de tapers con comida pa cada uno.



- Eso, muy bonito... Vosotros os montáis la fiesta, y aquí está la esclava, trabajando como un mulo.

- Mira, pues al mulo también nos lo llevamos, que alguien tiene que cargar con todos los tiestos.

- Míralo, qué machitos... todo son machitos... Ellos tres... los camellos... el mulo... los pajes... ¿Qué pasa? ¿Que sois unos misóginos? ¿Por qué no os lleváis camellas? ¿Eh? ¡Dime!

- Pues mira, Mari, no había caído en eso, la verdad...

- Claro, ¿qué vas a decir ahora? ¡Y un mulo! ¿Por qué no una mula? ¿Creéis que no pueden cargar tanto?

- Mari, perdona... No recordaba que eras sobrina de María Teresa...

- ¡¡Y a mucha honra!! Fer-nán-dez-de-la-Ve-ga, ¡pa que te enteres! Si mi tía se entera de esto, ¡se le salta la vena del cuello!

- Que sí, que sí... anda, déjate de sermones ahora... si yo sólo...

- ¡Pues te fastidias! Ya estás cogiendo alguna camella... ¡y a la mula! Y en vez de pajes te llevas.... No, mejor llévate pajes...

- Vale, Mari... me llevo lo que quieras, mujer... Seguro que a Nico no le pone tantas pegas su mujer... Él coge su trineo, y santas pascuas.

- Claro, porque ella se queda con los enanos.

- Por favor, Mari, no entremos en el tema de los enanos, que ya se dónde vamos a terminar... y, diga lo que diga tu madre, yo soy muy joven para tener hijos.


Y así fue que al final, Melchor Gaspar y Baltasar salieron el 5 de Enero del cero mil cerocientos cero cero, antes o después de Cristo, para seguir una estrella.

Tardaron 3 días en volver. Nadie sabe lo que hicieron en su viaje, aunque se sospecha que se fueron de... fiesta. Los tres llegaron con la lengua estropajosa, los ojos vidriosos, y muchísima hambre. Síntomas inequívocos de la consumición de sustancias extrañas. Su excusa fue que cruzaron dos veces el desierto en sólo 3 días, aunque obviamente eso no lo creyó nadie. Luego también se supo que Melchor perdió una cartera llena de monedas de oro, Gaspar venía oliendo a incienso (su mujer lo detectó al instante, puesto que ella sólo usaba lavanda para perfumarse), y Baltasar perdió una cajita misteriosa que, según él, contenía mirra.



Ante todo esto, las tres esposas pidieron el divorcio, apoyadas por María Teresa. Gracias a la intercesión de ésta, en el juicio se quedaron con los tres palacios, los tres camellos... y tres pajes para cada una. Con lo que a nuestros 3 desahuciados amigos sólo les quedó a cada uno una paj... no, mejor una mula.




Saludos.

1 comment:

El fontanero del mar said...

Up fue la película que pusieron en el tren mientras viajaba a Madrid este fin de semana, me encantó.

La conjura de los necios no lo he leído, pero esper ono tardar en hacerlo.

Y si te gustó Marwan alucinarás con Luis Ramiro, con Andrés Suárez o con el propio Paco Cifuentes

Post a Comment