15 October 2009

e-Racismo

He recibido un mail en cadena que me ha puesto los vellos como escarpias. Atiendan:

Subject: Así va el país


Va un Somalí andando calle abajo por una de esas del barrio de Lavapiés, para a la primera persona que ve y le dice: 'Gracias señor español por permitirme estar en este país donde me han dado piso y comida gratis, seguro medico y educación gratis, gracias.'
La persona sonríe y le responde: '... ¡lo siento, pero yo soy lituano! '
El somalí continúa calle abajo y encuentra a otro que caminaba en dirección opuesta, le dice: ' Señor español, gracias por este país tan bello que es España.'
La persona le responde: ' Lo siento, no soy español soy rumano'
El nuevo emigrante continúa su camino y para a la siguiente persona que ve en la calle, le da la mano y dice: 'Gracias por esta España tan maravillosa '
La persona dándole la mano le dice: 'Muy bien pero yo no soy español, soy marroquí'
El somalí continúa su camino y finalmente vea a una señora bien vestida que le viene al encuentro y le pregunta: '¿ Es Ud. española?
La mujer sonríe y le dice: 'No, yo soy ecuatoriana'
Extrañado y confuso, el somalí pregunta a la mujer: ' ¿y dónde están los españoles?
La ecuatoriana le mira de arriba abajo con curiosidad y le responde: ' ¡¡¡ Espero que currando!, tienen que mantenernos !!!'



Ea... Y tan tranquilo se quedó el que lo escribió... Y también la persona que me lo ha enviado.

A esa persona le he respondido tal que así:


Van dos o tres españoles paseando por Lavapiés a las seis de la madrugada, volviendo de juerga. Ven a un somalí en una obra, entrando a currar antes de que amanezca, acarreando sacos de escombros. Le dicen de todo por quitarles el trabajo que ellos, españoles honrados y orgullosos, NO quieren hacer porque es muy duro.

El susodicho somalí ha venido a España en una barca para 5 personas, donde un hijo de puta metió a 50 para cruzar el estrecho de noche, previo pago de una fortuna. Con un frío de mil demonios, llegó a la orilla no sabe cómo. Se llevó días sin comer, hasta que se le ocurrió ir preguntando de obra en obra si necesitaban gente. Aguantó noches a la intemperie, insultos, y quizá alguna que otra paliza, por negro, por pobre, y por estar ahí. Él no quería venir, pero no tuvo más remedio que huir de su país. Ya que a pesar de ser uno de los países más ricos del mundo en cuanto a recursos naturales, es de los que más miseria padecen, porque es expoliado por los países ricos (España entre ellos), dejándoles sin nada a cambio de armas (de fabricación española) para que se maten entre ellos en guerras civiles que nadie para, porque a nadie le interesa.

Y ahora que tiene un trabajo honrado de 12 horas diarias por el que cobra cuatro duros, y vive hacinado en un cuchitril con otros 30 inmigrantes peruanos, rumanos, marroquíes... Después de todo esto, algunos españoles se quejan de que les quitan el trabajo, mientras esos mismos españoles se pasan la vida viviendo del paro, de sus padres, de subvenciones, o de chanchullos varios.

Así va el país.




Un saludo.

2 comments:

Lucía N said...

Me quito el sombrero Honoris.

El mundo está loco y ya no tiene piedad.

¿Qué tal vas?

Hace mucho que no me visitas, hum... y te advierto que hay que hablar, que tengo novedades literarias.

Un besito y ole.

Pedro said...

No se te olvide comentar entre las ocupaciones varias de tu último párrafo a los que viven ganando fortunas para traerlos en una puta balsa de cuatro plazas desde el otro lado del Estrecho. Me ha puesto el cuerpo malo el mail que te mandaron. Pero más me inquieta pensar por qué te lo mandaron a ti, y si encima te habrás metido en problemas por contestarles. A ver si encima te vas a llevar una paliza por progresista de mierda.

Post a Comment