25 June 2009

Cosas que nunca te dije

Si no tuviésemos miedo a decir o hacer lo que sentimos en el momento en que lo sentimos, muchas cosas saldrían solas. Muchos problemas ni siquiera se originarían. No tendríamos que lamentarnos de aquella oportunidad perdida, ni de aquella lágrima que hubiéramos podido evitar, o esa sonrisa que podríamos haber provocado. O incluso por esa caricia que se nos pudrió en la yema de los dedos, porque nos detuvimos a destiempo. Ese beso que cría telarañas en nuestro pecho, porque el valor que reunimos en aquel instante lo ahogamos en cobardía... Y tantísimas cosas que se nos mueren a diario por no decirlas, tantas lápidas almacenadas nos lastran a la hora de romper con ese miedo a decir las cosas que nunca nos decimos.

Intento que no me pase, de hecho escribo para no dejarme nada en el tintero. Para que, si cuesta decir algo de palabra, cara a cara, y mirando a los ojos, al menos ser capaz de soltarlo de alguna forma. Quizá es una manera de trasladar el cementerio de cosas no dichas, desde mi cabeza a una web o al papel, quién sabe.

El caso es que fue esa película, "Cosas que nunca te dije" de Isabel Coixet, la que hizo que reflexionara sobre todas estas cosas. Y os la recomiendo. Es una joyita que te remueve casi con cada diálogo.



Una de las mejores escenas es esa en la que, colgada de una cabina de teléfonos en mitad de la calle, muerta de frío y desesperación, la protagonista, Ann, le cuenta a un desconocido sus pensamientos tal y como van surgiendo, en crudo, sin disfraz. Y en esa conversación, o monólogo más bien, un deseo:

Creo que la fe es muy injusta, es muy injusto que unos tengan fe y otros no la tengan. Cuando somos felices no nos damos cuenta, eso también es injusto. Deberíamos vivir la felicidad intensamente y tendríamos que poderla guardar para que, en los momentos en los que nos hiciera falta, pudiéramos coger un poco. Del mismo modo que guardamos cereales en la despensa o recambios de papel higiénico... por si se acaba...




Saludos.


PD: Prometo continuar la Javiblia, y dejar de poner moñadas en el blog, o al menos ponerlas más de tarde en tarde :P

6 comments:

little_gades said...

Es una peli que me ha llamado la atención desde que vi el trailer, pero con tan buena crítica hasta me da miedo verla. Jajaja.

Apuntada para verla prontito. Gracias por la información y por las ñoñadas. :)

¡¡Un besazo Javi!!

Alhy said...

Si no fueramos neuróticos, no tendríamos tantos bloqueos vitales, ni tantos miedos, ni tantas dudas, ni tantas inseguridades, pero tampoco tendríamos peliculas como esta y, sobre todo, no nos conmoveríamos tanto al verla y no se crearía una ventanita a nuestra pequeña, mediana o gran consciencia.

Sabes que también es mi escena favorita. Ninguna peli de la Coixet ha vuelto a estar a la altura en mi opinión...

Kisses que si te dí ***

Mardenubes said...

Tu texto también es algo así como... a donde irán los besos, que no damos, que guardamos?
Nunca te quedes con las ganas de decir o hacer lo que te apetece. Para después, quizás es tarde.
Un beso niño!

Auri said...

Supongo que a todos nos quedan mil cosas por decir siempre.. Lo importante, al menos para mi, es que lo que se haya dicho hasta el momento sea tanto o más válido que lo que nos callamos.. Probablemente te quede por decirle lo guap@ que estaba ese día, lo mucho que te ayudaron sus palabras,lo importante que es en tu vida.. Pero que no te quede nunca por decir lo que quieres a esa persona.. Al menos yo lo intento y no es fácil, en absuluto. Pero se que si mañana no amaneciese, la gente que me importa de corazón, sabría lo que les quise..
Ains que me pongo ñoña!!

La Sombra del Viento said...

Siempre dije que escribias muy bien. Que lastima que no puedas dedicarle mas tiempo.
Un besote guapisimo

Javi said...

Me alegra que te guste :)

Otro beso para tí, isa!! ;)

Post a Comment