24 November 2011

Faraónica-Paranoica (O sobre la tesis... y cómo prevenirla)

En la antigüedad, existían obras cuyo transcurso ocupaba a generaciones de trabajadores. Las pirámides de Egipto, la Gran Muralla China, las grandes catedrales cristianas, etc. Eran obras cuya finalización verían los tataranietos de quienes las empezaron. Hoy en día parece que no existan tales cosas... a excepción del Metro de Sevilla y el tranvía de San Fernando. Sin embargo, contamos con la versión moderna de estas titánicas construcciones: las tesis doctorales.

 Salvo aquellos afortunados que parecen trazar su línea de investigación con escuadra y cartabón, y una suerte de a cundi, las tesis son toda una obra mastodóntica e inabarcable por cualquier ser humano normal. Por eso sólo unos pocos son capaces de llevar tal tarea a término. Unos cuantos elegidos capaces de sacrificar tiempo, dinero, y salud mental para la consecución de su objetivo. Unos pocos destinados a emplear sus esfuerzos en tan ardua labor, en lugar de trabajar en una empresa, ganar dinero, y hacer algo decente por sus vidas. En fin, sólo unos cuantos gilip... iluminados están llamados a ello.

 Y es que una tesis no es sólo investigar sobre algo, hacer un trabajo de reflexión sobre lo ya hecho, proponer y evaluar una idea novedosa al respecto, y escribir un documento de 200 páginas explicándolo todo. Eso sería muy fácil, queridos niños. No os engañéis, esto no es algo que se haga de un día para otro (al menos no es lo usual). Para terminar una tesis se requiere, al menos:


  • Mucho esfuerzo

  • Gran dedicación

  • Amor por el trabajo

  • Poco apego a las vacaciones

  • Un estómago a prueba de kebabs del turco de la esquina, hamburguesas del Simon's y cafés del Julio

  • Un corazón sediento de emociones fuertes, tipo deadlines imposibles, apagones imprevistos y caídas de red en el momento justo

  • Un sentido del humor fuera de lo común, para algunas revisiones de congresos y revistas

  • Una paciencia sobrehumana, que ni Astérix y Obélix en las 12 pruebas (La casa que enloquece), para aguantar las horas, o días, o semanas... de papeleos absurdos, visitas a todas las secretarías de todas las instancias de todos los departamentos del rectorado de tu universidad.

  • Toneladas de suerte para que todo vaya más o menos bien y se llegue al final del proceso antes de que estés demasiado solicitado para ir al parque con tus nietos.


Algunas tesis se eternizan, parecen no acabar nunca. Hay tesis que transcurren en varias eras. Hace poco leí una titulada: "Mamut bisonte hombreConLanza, Pajarito Ojo HombreDePerfil Triángulo, Nube Nube Relámpago Ojo: articulae compendium ignotum, voto a brios, pardiez. Análisis y desafíos en la era de la información. i tb argo q no sabía dnd ponr,kniho".

Otro aspecto fundamental de las tesis son los títulos. La primera tesis se llamó así, Tesis, simplemente. Pero la evolución humana es inexorable. Y la evolución no se limita simplemente a la desaparición de vello corporal. La evolución también llegó a las tesis, a sus títulos concretamente. La primera tesis seguramente se llamó así, "Tesis". Pero poco a poco los nombres de las tesis fueron creciendo y creciendo. Pronto surgieron nombres de una frase para tesis de cientos de páginas, luego el nombre ocupaba media página, más tarde una página completa... Hoy en día hay nombres de cientos de páginas para tesis de una frase.

 Ya lo dijo Forrest Gump: "Mi mamá dice que la tesis es como una caja de bombones: si te la acabas entera, terminas empachado." 


Saludos.


PD: el subtítulo está plagiado vilmente de la introducción de una de las obras de Les Luthiers: La princesa caprichosa. Aprovechad que os pongo el enlace y os reís un rato ;)

5 comments:

Pequeña said...

¡¡Estás como una "jaira"!!. Pero oye me he reído un rato.

PD: Tu tésis con diferencia, va a ser la mejor ;-)
¡Ánimo!

Un beso

azulromay said...

no sabría describirlo mejor!!! sobre todo el tema de la salud mental! y añadir eso de malvivir hasta cerca de los cuarenta

Auri said...

Que hartón a reír!! El nombre de la primera tesis es de categoría. Qué "bastinazo"!! jajajajaja
Ánimo, que ya te queda menos y lo tienes hecho!!

Miles de besos!

zzz said...

De doctoranda a doctorando... Al final nos vale la pena, si no, no lo haríamos... O al menos, eso creo... te lo confirmaré el lunes ;-)

Javi said...

Zoe (juraría que eres tú), mucha suerte!!!

Post a Comment