25 July 2010

 En la dormivela de los ojalás extraviados
crece la vejez horadando almanaques futuros,
tejiendo venideros desengaños,
consumiendo alientos ahogados,
borrando intentos de poemas
escritos en cristales con vaho.

El fin es la eternidad futura y pasada.
Mi vida, sin ti, dormida.
La vida, tras de mi, olvidada.
La vida, bajo nosotros, aplastada.

Un fogonazo en la oscuridad infinita.
Un guiño cómplice del ojo del mañana.
Un chasquido de hojas secas,
ecos de huellas desandadas
bajo un diluvio de flores hastiadas.

Y el horizonte púrpura se llena
de arrugas, frío, soledad y... nada.  



Saludos.

2 comments:

Pequeña said...

Ya sabes que me encanta como escribes.
Pero sólo una pequeña pega... me hubiese gustado que le pusieras un título. Eso lo eché de menos.

Besos, lindo.

Anonymous said...

Precioso.



Slds, Mani

Post a Comment