03 May 2010

Glaswegian Food

En palabras de mi compañero brasileiro: "En Brasil se come mejor que aquí, pero es que este baseline es demasiado bajo".

Es decir, que Escocia es famosa por sus paisajes, sus tíos con falda, sus gaitas, sus güiskis... Pero NO por su comida. Cuando uno llega a UK, se sorprende de la cantidad de restaurantes que hay, con comida de todas las partes del mundo. Desde los típicos hindúes, hasta mejicanos, pasando por chinos, italianos, japoneses, españoles... Y apenas cuatro garitos con comida "tipical scotish". Y tú dirás: "Why?". Bueno, antes dices "¡Guay!", pero justo después te preguntas el porqué.

Pues es simple. Es la razón opuesta a por qué en España no existen tantos restaurantes de comida extranjera como en UK. La comida uqueiense es horrible. Por eso si montas un restaurante ugandés, donde sirvan riñones de cebú con guarnición de termita en salsa, triunfas. Porque lo que sea que hiervas en una olla con un puñado de sal y dos ramas de árbol de la calle, sabrá mejor que la comida autóctona.

Aquí los desayunos son opíparos (y a veces omnívoros). Sus "beans", que en mi casa les llamamos "potaje de habichuelas", pero aquí no le echan chorizo ni nada. Sus huevos fritos para mojar pan. Su ensalada, su beicon, su zumo, su té...

Luego, aquí el personal a eso de las doce y media o la una, saca del cajón del escritorio un triste sandwich de jamón cocido y queso, o un paquete de Matutano, que aquí tienen otro nombre, o un tazón de cereales...

Sí, sí, he dicho "sacar del cajón" y "tazón de cereales". Es verídico. El segundo día por poco no se me salen los ojos de las órbitas cuando veo a un scotish, al más puro estilo Mr. Bean, abrir un cajón de su escritorio y extraer cuidadosamente de él un plato hondo, una caja de cereales, y una cuchara. La leche la tenía en la nevera, situada bajo la impresora del laboratorio, como dios manda... o la Queen, o William Wallace, o quien sea que mande aquí. De hecho, yo soy el único que utiliza el microondas de la sala. El agua del té la calientan en un calentador de agua, que es el electrodoméstico más inútil de la historia, junto con la licuadora y la baticao.

Esa es la costumbre.

El plato estrella de la gastronomía escocesa es el delicioso "haggis". Copio y pego de la Wikipedia:

Es un plato muy condimentado y de sabor intenso. Aunque existen muchas recetas, algunas de las cuales utilizan asaduras de ciervo, normalmente se elabora a base de asaduras de cordero u oveja (pulmón, hígado y corazón) mezcladas con cebollas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas



¡¡Delicioso!! Y mientras en España la gente comiendo guarrerías como el bienmesabe, las tortillitas de camarones, la tortilla de patatas, el gazpacho... puajjj!!

Luego está el plato típico de todo el UK: "Fish and chips". Literalmente: "Pescado y patatas fritas". Y, literalmente, es eso. Es pescado empanado, con patatas fritas al lado. Sin más. Y los freidores en Cádiz venga a malgastar ajo, comino, pimentón... qué lástima...

En cuanto a las bebidas no os puedo orientar mucho, lo siento. Pero vamos, he leído que el güiski de malta está buenísimo. Pues vale.

De lo que sí os puedo hablar es de los refrescos. O más bien de un refresco. El único e inimitable....


¡¡Irn-Bru!!

Sí, amigos, el Irn-Bru. Está claro que el que lo inventó no sabía mucho de marqueting, porque el nombre lo pronuncia bien su hermana después de darle al pirriaque.

En fin, al grano. ¿Qué es el Irn-Bru? Pues un refresco carbonatado made in Scotland, de color naranja. Y he dicho bien, de color naranja, porque no sabe a naranja como cualquier incauto pudiera pensar. El Irn-Bru sabe dulce. Pero muy dulce. Como si cogieras media lata de Nestea naranja, la rellenases con miel de la granja San Francisco, y le añadieses un par de sobres de azúcar. Y todo eso, con burbujitas.

Se han dado casos de vertidos tóxicos de Irn-Bru en parques de la ciudad. Era fácil descubrir el origen de los vertidos ya que en las inmediaciones de la zona zero del desastre, se podían ver cientos de moscas chocándose entre ellas, abejas con subidas de azúcar, y mariposas cantando "Margarita se llama mi amor". Los efectos sobre la fauna son terribles, como vemos, pero sobre la flora es aún peor. Un vertido de Irn-Bru en un parque puede dejar varios metros cuadrados de césped garrapiñado. Con lo que convierte esa zona en una trampa mortal para viejecitos con bastón y niños en taca-taca, con el consiguiente cachondeo de las moscas borrachas de los alrededores.


En fin, ese es mi repaso a la gastronomía Escocesa. Que aprovechen.


Saludos glasgüences.

8 comments:

R. De Mar said...

JAjaaaaaaa XD XD

azulromay said...

qué grande lo del tazón!! pagaría por verlo!! jo....y lo de empaquetar pulmón, corazón de animal en su propio estómago suena...buuu qué riete tú del asco que le tienen al pulpo a la gallega! pos no lo entiendo!...

un besín! y muchas felicidades, muy bueno!

EfeEle said...

Ahora mismo busco la receta de los haggis esos y me preparo uno. Fíjate que a mi se me venía a la mente una marca de pañales cuando leía el nombre del plato este... y no sé yo qué preferiría comerme...

Dayan said...

Como se entere Cris de tu consideración de la baticao como un electrodoméstico inútil no te va a volver a hablar...

Javi said...

@EfeEle, puedes morir cinco veces antes de hacerte un haggis... que lleva "cordero u oveja"!!! Antes de que puedas hacer nada, Bea ha echo un haggis contigo! :P

@Dayán, cuando lo escribí lo pensé!! ^_^! Espero que no me lo tenga muy en cuenta, lo de la baticao lo digo de cariño ;)

alicia_delicia said...

Hola Javi, te leo de vez en cuando porque me gusta mucho como escribes y ahora que estás por tierras escocesas te confieso que me estoy volviendo fan de tu blog!
Ya veo que no te ha gustado mucho la comida escocesa, es una pena porque de verdad que no está tan mal te aseguro que hay países bastante peores, fliparías en Malta, o nosotros mismos. Imagínate como se quedan los guiris cuando nos ven comer caracoles o les explicamos lo de las "criadillas", Dios me salve de comer eso, te aseguro que los haggis son un manjar al lado de las criadillas.
En Escocia además hay buen pescado, olvídate del fish and ship y pide salmón en algún buen restaurante, que es muy típico. Y por supuesto, el mejor cordero que he probado yo fue allí.
Aunque que voy a decir yo! que estuve trabajando en Edimburgo de camarera y me puse las botas! :)
Además a to se acostumbra uno, yo criticaba los desayunos ingleses y ahora me comía uno de buena gana con sus beans y todo. Por cierto, hablando de desayunos, prueba el porridge a ver que opinas!
Un abrazo
Alicia

Javi said...

Hola Alicia! :)

Antes que nada: me encantan las criadillas! :P (eso sí, no he tenido valor de probar los caracoles)

Y bueno, tú sabes, soy gaditano, así que también un pelín exagerado ;)

Y me apuntaré lo que me dices... a ver qué tal. Pero vamos, que miedo me da de pedir nada de eso, que no entiendo a nadie, y a saber qué digo y qué me ponen... y a qué precio!! :P

Me alegro que te pases por aquí :)

Besos!

alicia_delicia said...

Jejejeje! Como me decía un compi de trabajo en Madrid, "a los andaluces hay que hacerles un 80% de descuento en todo lo que dicen".

Por cierto, aun estoy esperando que digas algo del acentito que me tienen los escoceses! La verdad es que al principio cuesta la vida entenderles, así que si no quieres arriesgar, cómprate el porridge en el supermercado que son como cereales de avena!

Besos!

Post a Comment