03 August 2009

Actas del I Simposio Garrucha 2009

Finalizado el mayor acontecimiento del verano, en cuanto a avance de la ciencia y la investigación se refiere, no queda ya sino hacer balance de lo acontecido en estos fructíferos días.

La ceremonia de inauguración del simposio tuvo lugar entre las 9 de la mañana y las tantas de la noche del viernes 24. Dicha ceremonia incluyó el trayecto Sevilla-Garrucha, con parada para desayunar en Río Frío, con el: “Yo no tengo ganas de comer” de Ale, pronunciado al tiempo que privaba a Fermín de medio mollete con tomate y jamón.

Disfrutamos en el camino con la guía churri-turística de la organizadora, Cristina. Todo el trayecto estaba jalonado con datos reveladores sobre la cultura y la historia del lugar, como: “En Dólar hay un sitio buenísimo pa comer carne”, o “De aquí son todos los tontos del mundo (señalando la salida del bonito pueblo llamado Nacimiento)”, etc.

Una vez allí, los participantes en el simposio recibieron una guía práctica de conservación del medio ambiente y ahorro de la energía, a cargo del cable de acometida de Endesa, con el patrocinio del ayuntamiento de Garrucha, sin el cual hubiéramos derrochado agua a cascoporro.

Ya durante el simposio, Diana impulsó la investigación sobre sincronización de pares de dos, y la coreografía de DP en el entorno de las SC (“Drunk People on the StairCases”). Con la inestimable colaboración de Pablo interpretando a Constatino Romero con gripe.

Éste, a su vez, ejerció de croupier oficial del simposio además de constituir, junto a Ale y Javi, el comité para la recolección de piedras de la playa en el bañador.

Estas y otras escapucias nos ofreció Ale, que también realizó una exposición de su último trabajo de investigación: las TPB o “Tanned PiggyBanks” y su ampliación: las TTPB “Tatooed Tanned PiggyBanks”.

Javi, por su parte, siguió con su faceta de cazador incansable, y a los hongos de Amsterdam unió la hazaña de luchar a brazo hinchado con la única medusa de Almería, que ganó por KO técnico en el segundo asalto.

Edu mostró sus teorías sobre la comunicación interplanetaria de marcianitos en full-duplex con cuarto de baño y cocina amueblada. A lo que hay que añadir la proeza de no acertar dos turnos seguidos jugando al pi, y el establecimiento de un nuevo récord Guines de risa tonta más larga, durante la charla de Pablo.

Zoe hizo una demostración práctica de su proyecto de tesis: “NPI: Nap Platform-Independent Model”, logrando gran aceptación de público y crítica al no olvidar ni una sola silla, butaca, mecedora o coche en su demostración.

La colaboración de Bea fue inestimable a la hora del aliño de los regalos de nuestro benefactor Michiel Van Hauten. Sin Bea alentando dulcemente a Fermín y Ale con sus “enga, desgrasiao”, nadie hubiera podido disfrutar de esos presentes. Pero su ayuda fue aún más allá, ya que Bea hizo posible que se terminasen los helados en el desayuno del día siguiente, liberando espacio en el congelador del simposio.

Fermín fue el hilo musical del simposio, amenizando las largas esperas con su guitarra. Por supuesto no podemos olvidar la última noche, en la que lo dio todo en su charla sobre Gamba Mining en el entorno marítimo de Garrucha y su posterior clustering en palmeras del paseo. Su exposición dejó un recuerdo imborrable en la memoria de todos, y en las raíces de las palmeras.

Destacables han sido los caipiriña-breaks, cubata-breaks, helado-breaks, joint-breaks... y por supuesto, el inolvidable espalda-break para llegar hasta la playa de los muertos cargando con todos los aperos del simposio. Y sin duda recordarán los participantes las veladas de “big-bottle-room”, o “Cuarto-botellón”, y la "Conga-Mix-Fin-De-Fiesta-Oye-Mari-Que-Cerramos-Ya-Aligera-Que-No-Llegas".

También son remarcables las cenas de gala: el “solomillo a la pablonara”, las “almejas a la ferminera”, los mejillones al vapor, los gambones rojos a la plancha, las exquisitas “pizzas fritas”, la tabla 6 salsas del “Rosata Patata”... Sin olvidar las tortillas hechas del Mercadona, las Ruffles, las cortezas, y los Cheetos Pandilla, los más sanos según la organizadora.

Por último, nuestro más sincero agradecimiento al servicio de emergencias del simposio, Blanca Rubio “Gromenauer”. Gracias a ella, y al frigorífico de sus padres, pudimos salvar los solomillos de cerdo (y con ello, también la salud mental de Fermín) y los helados (y con ello, la salud mental de Bea). Y por supuesto gracias a sus octalidones y gelocatiles, que mezclados con el ron, la Coca Cola y las gambas rojas, hicieron de la ceremonia de clausura algo difícilmente igualable.

Y para terminar, gracias a todos los asistentes al I Simposio Garrucha 2009, porque así da gusto participar en un congreso, y hacerse tropecientos kilómetros en coche, y caminar en una playa de pedruscos, y pasar calor, y visitar el Mandala, y lo que se encarte.

Un abrazo a todos, y muchos japi deis!!

6 comments:

Diana said...

Javi, qué grandeeeeeeee!!! Sin duda el mejor simposio al que he asistido, y las mejores actas que he leído nunca. Sólo le falta tener JCR ;)

Edu said...

Javi, buenísimo!!!, plasmas la realidad tal cual. Los recuerdos han vuelto a mi y me he hartado de reir de nuevo (pero esta vez no me ha dado la risa floja, jeje). Después de esto, serás el "actador" oficial de todo congreso que se preste.

Un abrazo "indeleble".

Pablo said...

Grandisimo... :-) la verdad es que hacia tiempo (desde el simposio) que no me reia tanto...
:D
Eres un crá Javi.

Auri said...

Que envídia más mala dais!! Ni que os lo hubiéseis pasado bien... Me alegro mucho que los disfrutáseis!!

Lucía N said...

jajajajajaj me he reído un huevo leyendo tu simposio.

Un besoooo

little_gades said...

Jajaja, que gustazo de risas matutinas. :)

Y que malo es el verano Javi.

Un beso!

Post a Comment